Enlaces para dispositivos móviles

Escuchar desde Tunein

Tunein

Radio América

Es ÚNICA en los mensajes bíblicos que difunde.
Es ÚNICA en la exposición de las doctrinas bíblicas.
Es ÚNICA en la claridad de cada tema que presenta.
Es ÚNICA en su agradable y armoniosa música.
Es ÚNICA en el servicio para el escucha, respondiendo a sus inquietudes.
Es ÚNICA en sus servicios de noticias.
Es ÚNICA en su transmisión por Internet las 24 horas.
Es ÚNICA en la transmisión simultánea de sus servicios dominicales.
Es ÚNICA en la cuidadosa selección de libros, revistas y folletos que ofrece.
Es ÚNICA en sus estudios de las Profecías Bíblicas.
Es ÚNICA en la rapidez para responder a los interesados a sus interrogantes sobre textos bíblicos, muchas veces caprichosamente interpretados.
Es ÚNICA en guardar distancia de todo tipo de uniones en “yugo desigual”.
Es ÚNICA en el vocabulario que usa, evitando el doble sentido, lo vulgar e indecente.
Es ÚNICA en la evangelización y la edificación.
Es ÚNICA dando cumplimiento literal a la Gran Comisión: “Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra.  Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.  Amén” (Mt. 28:18-20).
Es ÚNICA al reconocer que su múltiple ministerio confirma la declaración divina: “Si Jehová no edificare la casa, en vano trabajan los que la edifican; si Jehová no guardare la ciudad, en vano vela la guardia.  Por demás es que os levantéis de madrugada, y vayáis tarde a reposar, y que comáis pan de dolores; pues que a su amado dará Dios el sueño” (Sal. 127:1, 2).
Es ÚNICA, que el oyente se siente “adicto” a su sintonía, reconoce haber sido atrapado por la singularidad de sus amenos e instructivos programas, incluso ha logrado, en muchos casos, desplazar la tiranía del... «TIRANO VICTORIOSO» (TV).
Es ÚNICA ofreciendo compañía, armonía, enseñanza de la Biblia, sano entretenimiento para toda la familia.

Todo esto lo digo, no para atrapar a algún incauto y arrastrarlo a alguna promesa que la Palabra de Dios no nos ofrece.  El corazón de la programación diaria de ZP-20 Radio América, conjuntamente con varias otras emisoras que en otros lugares la retransmiten, es la SANA DOCTRINA BÍBLICA.

Personalmente me sentí obligado a hacerlo, y el Señor se encargó de darme Su guía, Su sabiduría y la resistencia física que también es muy importante en Su empresa.

¡Ya hemos cumplido más de 20 años de servicio para Su gloria, llevando en alto la sana doctrina bíblica que es tan inmutable como lo es el mismo Dios, Señor y Salvador nuestro!

¿Es usted parte de este ministerio que no se ha mezclado con el paganismo, las supersticiones y brujerías que vienen hoy rotulados con... “Ministerio Sagrado”, incluso por televisión y a todo color?  La simonía, la traición, la codicia de la prosperidad material, el afán de grandeza, la mitología y el paganismo, intercalado con un poco de algún texto bíblico, representan el mensaje del Anticristo para cuando la Iglesia de Cristo ya haya partido.

¡No podemos ser cobardes ni cruzarnos de brazos ante semejante campaña antibíblica y anticristiana!  ¡No nos detendremos hasta que el mismo Señor, de alguna manera clara permita que este Su ministerio se cierre!  ¡No buscamos el dinero ni las propiedades de nuestros oyentes, prometiéndoles a cambio 400 por ciento, sabiendo que estamos mintiendo!  Tampoco ofrecemos sanidad, siempre y cuando el enfermo de verdad crea en textos bíblicos que tomamos fuera de su contexto a fin de documentar “escrituralmente nuestra mentira”.  Seguimos al Salvador, no a los “salvadores”, cuyo número va en aumento exponencialmente.  ¿Teme usted ofender a algunos de los “predicadores” de nuevos dioses y nuevas manifestaciones, revelaciones y milagros?  ¿Cree usted que los engañadores no saben lo que hacen?  Sí que saben.  ¡Y lo hacen muy bien, cumpliéndose en ellos literalmente Judas 10-16!: “Pero éstos blasfeman de cuantas cosas no conocen; y en las que por naturaleza conocen, se corrompen como animales irracionales.  ¡Ay de ellos! porque han seguido el camino de Caín, y se lanzaron por lucro en el error de Balaam, y perecieron en la contradicción de Coré.  Estos son manchas en vuestros ágapes, que comiendo impúdi-camente con vosotros se apacientan a sí mismos; nubes sin agua, llevadas de acá para allá por los vientos; árboles otoñales, sin fruto, dos veces muertos y desarraigados; fieras ondas del mar, que espuman su propia vergüenza; estrellas errantes, para las cuales está reservada eternamente la oscuridad de las tinieblas.  De éstos también profetizó Enoc, séptimo desde Adán, diciendo: He aquí, vino el Señor con sus santas decenas de millares, para hacer juicio contra todos, y dejar convictos a todos los impíos de todas sus obras impías que han hecho impíamente, y de todas las cosas duras que los pecadores impíos han hablado contra él.  Estos son murmuradores, querellosos, que andan según sus propios deseos, cuya boca habla cosas infladas, adulando a las personas para sacar provecho”.  Una radiografía más clara de estos personajes no la encontraremos, excepto en ellos mismos.

De ninguna manera nos creemos (en la Iglesia Bíblica Misionera) los únicos que proclamamos el verdadero evangelio de salvación.  Lo que ocurre es que el Señor se dignó en darnos una... herramienta, como lo es una emisora y un equipo capaz de hacer que todo esto funcione para Su gloria y que sepamos aprovecharlo al máximo.

A Dios gracias porque todavía existen siervos del Señor y congregaciones, aunque no muy numerosas, pero fieles a la Palabra.  Tal como ya lo he dicho muchas veces, nuestra meta primaria es ayudar a nuestros hermanos al difundir la sana doctrina bíblica.  En segundo lugar, nos dedicamos a la evangelización de quienes aún no son salvos: católicos, cristianos, judíos y cuantos estén dispuestos a honrar al Salvador reconociéndole como su Dios, Salvador y Señor.  No dudamos ni por un instante de que estamos en camino correcto, que lo que predicamos y enseñamos es lo que hicieron el Señor y los apóstoles.  Estamos muy agradecidos al Señor por darnos a algunos hermanos quienes se unieron a este desafío y nos ayudan con sus ofrendas.  Es verdad que siempre “peligramos” y a veces nos parece que no nos alcanzará nuestro modesto “capital” para cubrir todas las demandas.  Pero... ¡Ah, cuán maravilloso y bueno es nuestro Señor, el Dueño de este ministerio y Dueño de nuestras almas!  ¡A Él sea la gloria y todo el reconocimiento!